LA TERCERA HEBRA

19.00 

Cometimos un nuevo error. Uno grave, en especial para mí. Soy doctora en biología y criptozoóloga. Tenía que haber sabido que estas criaturas son desconocidas porque se mantienen lejos de nosotros, salvo cuando el instinto de supervivencia las obliga a aparecer. Era mi obligación advertir de que había que perseguirlas hasta sus escondites, pero pensé, porque todos lo pensamos, que con eliminarlos de la faz de la Tierra sería suficiente.

Nos equivocamos. Estaban sobre la Tierra, bajo ella, incluso fuera de ella. Pero sus instintos no habían cambiado y su único objetivo seguía tan vigente como el primer día.

Ya no son aquellas bestias organizadas a las que tanto costó vencer. Han aprendido a moverse lejos de la colmena. Piensan como individuos y pronto descubrieron que no solo la distancia los mantiene a salvo. También la invisibilidad. Por eso se escondieron donde nunca se nos ocurriría mirar.

Llamaron a la puerta de nuestras casas y les abrimos. Nos trajeron el recuerdo de las fiestas de cumpleaños, los olores familiares, los abrazos de la infancia… Nos quisieron. Y nos dejamos.

Mi error fue saberlo como madre, pero no lo vi como científica. Solo esperaban su momento para salir del código y regresar como especie.

Lyn Galera

Ir a LAS GUERRAS DEL CÓDIGO

Ir a LOS EXILIADOS DE LA HÉLICE

Categoría:

Descripción

429 páginas

Tamaño: 14cm x 21cm

ISBN: 978-84-17359-27-0

Precio venta EC.O: 19€ (envío nacional gratis).

VENTA ANTICIPADA:

Este libro está en proceso de impresión. Solicita ahora tu ejemplar y estarás colaborando en la financiación de este proyecto. Debido al cambio de portada de la novela, los envíos sufrirán un leve retraso y comenzaréis a recibirlos a partir del 28 de septiembre. Muchas gracias por vuestra colaboración.

UNAS PALABRAS DE JUAN MANUEL SÁNCHEZ-VILLOLDO

Equivocarse es algo que de verdad está grabado a fuego en el ADN de los seres humanos. Es una característica que hemos ido cultivando y engrandeciendo con el tiempo. Y nunca nos damos cuenta de que al Universo le sobra, si es que algo le sobra, precisamente eso: tiempo.

Este libro no pretende corregir ese error. Por el contrario: se recrea en él. No se trata de lo que el autor buscaba o pretendía contar, sino de la voluntad de unos personajes que, en un estudiado ejercicio de rebeldía, deciden que hemos abusado demasiado de ellos y se lanzan a la batalla final para terminar de amortajar y enterrar sus cadáveres, conjurar sus miedos y dar carpetazo a un asunto que ya ha costado muchas vidas. El papel, como el ADN, es ahora un territorio que hay que conquistar, dominar y vencer. Y solo después de que todo haya acabado podrán descansar los guerreros. Algunos para siempre y otros con un ojo siempre puesto en el horizonte, esa línea confusa que no nos dice si allí termina el mar o comienza el cielo. Ese puente que une las profundidades con la otra inmensidad, la que comienza cuando se termina el aire y donde la asfixia espera agazapada para abrazarte por primera y última vez.

Esos son los sitios en los que nunca nos fijamos cuando nos miramos el ombligo. Y ellos, siempre ellos, los que suspiran a gritos en la oscuridad, lo saben. Nosotros cometemos el error de dejarlos ir, pero ellos a su vez cometen el de regresar.

No encontrarás refugio ni en las llanuras abisales ni en el frío interestelar. El miedo es más ligero que el aire o más denso que el agua. Puede elegir.

Tú, no.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “LA TERCERA HEBRA”