El juego de Ripper, de Isabel Allende

ripper blogRecién llegados del Celsius,  el número de libros adquiridos ha formado una pequeña pila que debe ser despejada de inmediato. Cada título es atractivo por una u otra razón, clásicos o novedades, dedicados o sin firma del autor… no importa, cada uno de ellos espera con paciencia.

Así que, con la emoción aún fresca de estos días inmersos en literatura de género, decido postergar estas lecturas y comenzar con otro título que me han recomendado por la curiosidad de su trama: El juego de Ripper, de Isabel Allende.

Es novela policíaca, y lo que me resulta más atractivo es que la autora utiliza un juego de rol para la resolución de los crímenes perpetrados por un asesino en serie.

El estilo literario de Isabel Allende es descriptivo aunque no monótono. Su lenguaje es claro, directo y en su vocabulario hay trazas de español sudamericano, que a veces puede confundir a un lector en castellano pero que no ocurre con esta autora.

La trama principal de este libro es la resolución de una serie de asesinatos conectados entre sí y que hacen sospechar de la existencia de un asesino en serie. Hay dos líneas de investigación paralelas: la oficial por parte de la policía y luego otra, a mi entender más interesante y es por parte de un grupo de muchachos que participan por internet en un juego de rol llamado Ripper, y de cómo terminan salpicados por los crímenes.

Mi opinión al respecto es que la autora podría haber aprovechado más este tema. Hay momentos en que el juego de rol me resulta una excusa para recordar al lector los detalles del crimen, pero no veo la investigación de los jugadores. El libro tiene casi quinientas páginas y, si la autora estaba limitada por el espacio de su obra, yo quizás habría sacrificado parte de las relaciones de los personajes para centrarme más en el juego. Pero yo soy jugador de rol y ella es Isabel Allende.

El hilo conductor de la obra es precisamente las relaciones afectivas de los personajes, los círculos amorosos que a veces forman un triángulo en discordia. La mujer deseada, el ex marido que es policía, el novio rico, el militar enamorado. Las amantes, las suegras y sus amigas, la hija y el padre. Los compañeros de Ripper, el drag queen, la compañera de comisaría, los clientes enfermos, el perro leal y asesino, el Lobo… Los personajes están bien descritos, con breves flash back que perfilan su pasado y dan peso a sus vidas. Como buena novela policíaca, los sospechosos del crimen están en escena y hay momentos en los que me veo señalando al asesino con el dedo.

Una de las preguntas más recurrentes que recibe un escritor es sobre el secreto para escribir un buen libro. Según mi experiencia, es un conjunto de pequeños secretos adquiridos por el trabajo y el saber hacer. Un recurso básico, y que puede parecer una chorrada pero no lo es en absoluto, es atrapar al lector desde la primera página. Este libro es un claro ejemplo. Con apenas unas líneas, ya estás inmerso en la lectura de El juego de Ripper:

“Los chicos llamaron al primer asesinato <<el crimen del bate fuera de lugar>>, para no humillar a la víctima con una denominación más explícita”

Horrible. Mi mente ya ha recreado la escena y no puedo dejar de leer.

J. Paulorena

Share Button